Novedades
TwitterFacebook
Menú

Publicado el 21 Abr, 2010 en Prensa | 0 comentarios

Revista “Tu bebé crece”

Entrevista para la revista “Tu bebé crece” http://tubebecrece.blogspot.com/2010/04/terapia-con-perros-una-ayuda.html   Terapia con Perros: una ayuda incondicional

Antecedentes hay muchos y de larga data: los griegos, por ejemplo, ya usaban perros para dar paseos con personas que padecían enfermedades incurables para levantar su autoestima. En 1792, en Inglaterra, William Tuke incluyó el uso de perros en los manicomios porque descubrió que ayudaban a mejorar el autocontrol y la estabilidad emocional. Desde entonces las cosas han cambiado y esta terapia se ha ido desarrollando y mostrando como eficaz. Actualmente, en muchos países existen programas de terapia con perros dirigidas a pacientes con diferentes patologías: Estados Unidos, México, Chile, Alemania e Italia ya la asumen como de uso cotidiano. En nuestro país, recién asoma como una “nueva idea” y ya existen varios servicios que la ofrecen en forma privada o dependientes del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Por ello y para saber un poquito más sobre el tema, Tu Bebé Crece se contactó con Agostina Balduzzi, una terapista ocupacional que trabaja junto a su perra Key:
Tu Bebé: ¿Qué es la terapia asistida con perros?
Balduzzi: Es un abordaje terapéutico diferente, donde se usa a un perro como coterapeuta o como nexo entre el paciente y el terapeuta y que tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de las personas.
Tu Bebé: ¿Cuáles son los beneficios de este tipo de terapia?
Balduzzi: Son incalculables: físicos tales como el fortalecimiento de los músculos, mejora en el equilibrio y mayor dominio corporal; psíquicos como la disminución de la ansiedad y el estrés, mejora del estado anímico y de las interacciones verbales y reducción de la soledad. También son beneficiosos en otros aspectos como las relaciones, el entretenimiento, la sociabilización, el contacto físico…
Tu Bebé: ¿Tanto puede aportar este tipo de terapia?
Balduzzi: ¡Claro! Para que se den una idea, por ejemplo en el aspecto de las relaciones: los animales abren un cauce de comunicación emocionalmente seguro entre el terapeuta y el paciente: ayudan a abrir el camino en la resistencia natural inicial por parte del paciente a iniciar cualquier tipo de terapia. Incluso aquellas personas a quines no les gustan los animales, observan sus reacciones y movimientos.
Tu Bebé: ¿Y en el plano de la sociabilización?
Balduzzi: Hay algo muy importante a tener en cuenta que es la aceptación: los animales tienen una forma particular de aceptar a las personas sin calificarlas, no miran cómo luce una persona o que cosas dice, no emiten juicios. Diversos estudios han demostrado que las visitas que hacen los animales a las instituciones sirven para que las personas se muestren más alegres, más sociales para con los demás, con un mejor estado de ánimo. Además facilitan la interacción con otras personas y estimula el diálogo.
Tu Bebé: ¿Qué tipo de actividades se llevan a cabo?
Balduzzi: Muchas y muy variadas: cuidado e higiene del animal, por ejemplo el cepillado; actividades de contacto con el animal lo que proporciona información sensorial y propioceptiva; actividades para estimular el contacto visual (el perro se pone frente al paciente y utiliza el hociqueo para llamar su atención y lograr un buen contacto visual); caminatas para trabajar la prensión, el eje corporal y el equilibrio; actividades de relajación; actividades para aumentar la autoestima ya que el paciente siente que tiene a un ser vivo a su cargo y que debe ocuparse de su bienestar; juegos, charlas, ideas sobre el animal. Como ven, hay muchas cosas que se hacen en este tipo de terapias…
Tu Bebé: ¿Qué razas se utilizan para este tipo de trabajo?
Balduzzi: Las más usadas son Golden Retriever y Labrador Retriever porque son las más equilibradas por genética. Sin embargo, hay todo un proceso de selección y no todo Golden o Labrador puede llegar a ser perro de terapia. Hay que saber llevarlos con un entrenamiento específico y una selección específica del perro.
Tu Bebé: ¿Qué saben hacer estos perros de terapia? Balduzzi: Un perro de terapia tiene un nivel muy alto de obediencia y se le enseñan trucos que hace más llamativa la comunicación con el paciente. Comprende órdenes como sentarse, echarse, quedarse quieto, dar la pata, caminar junto al paciente, acudir al llamado, buscar objetos y traérselos al terapeuta, abrir una puerta y recibir al paciente.
Tu Bebé: ¿Por qué recomendar, entonces, este tipo de terapia?
Balduzzi: Lo más importante es que a través de las terapias es posible llegar en forma más eficiente a la rehabilitación. Ello porque se genera la motivación que las personas necesitan, a través de ese vínculo especial y cálido que las mascotas son capaces de brindar.
“Con una caricia y una simple mirada comienza la magia… Juntos, niño y perro, recorren un camino lleno de diversión que invita a una rehabilitación diferente. Se debe creer en este vínculo especial y sanador que se crea entre ambos, saber que el perro esta incondicionalmente para nosotros deseando ayudar y aceptándonos tal cual somos. A mi me emociona contarlo y quiero mostrarlo.”
Agostina Balduzzi

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *