Novedades
TwitterFacebook
Menú

Publicado el 15 Jul, 2011 en Novedades | 0 comentarios

UNA NUEVA AMIGA CON MUCHOS DESAFIOS

Se ha comprobado que personas que crecen en la compañía afectiva de alguna mascota son menos propensas a sufrir enfermedades como alcoholismo o drogadicción; inclusive se han encontrado vínculos estadísticos que suponen que la presencia de mascotas disminuye los riesgos de padecer algunas patologías.
Estos “mágicos poderes” de los animales, nos dan alternativas para mantener esta milenaria y entrañable relación; es más, nos ofrecen la oportunidad de hacerla mucho más equitativa.
La mascota desempeña un papel fundamental en la apertura del niño hacia nuevas actividades, funcionando como un poderoso estímulo.
La gran utilidad de estos animales en las terapias es que logran lo que muchas veces ni la familia ni los profesionales pueden hacer: romper un tipo de esquema fijo de comportamiento, muy cerrado, que no les sirve para comunicarse con los demás, sino para recluirse en su propio mundo, como en el caso del autismo.

De esta manera, el animal logra despertar el interés del niño y relacionarse con él, lo cual significa muchas veces un primer e importantísimo contacto. Roto el esquema, podrá empezar a incorporar otras conductas a través de la escuela y la familia.
Existen otros mecanismos terapéuticos comunes a las distintas modalidades de zooterapias que refuerzan los aspectos psicológicos mencionados. Entre estos destacan:
• Se estimula la producción de células T, endorfinas y hormonas.
• Mediante la entretención generada, los pacientes se distraen de dolores y estados
depresivos.
• Se facilita la interacción entre desconocidos, disminuyendo la sensación de soledad.
• Mediante el ejercicio, la actividad, la alegría y el optimismo se favorece enormemente
la autoestima de quienes acceden a las terapias con animales.

“Las mejores medicinas no siempre vienen en forma de cápsulas o de inyecciones, sino que a veces tienen cuatro patas y son muy peludas……”
Terapia con conejos:
Actualmente esta muy en boga la terapia donde los coterapeutas son los conejos, animales caracterizados por generar gran ternura en quien lo toca, además de fácil manejo y cuidado, no es una terapia tradicional, aquí, el animal forma parte de las sesiones de terapia y a través de la interacción se disminuyen la ansiedad del paciente y además se obtiene acerca del paciente y se idean actividades posteriores para obtener mayor bienestar. Entre sus beneficios están: incrementar la comunicación de las personas, el contacto físico, disminuyen la presión en la sangre, y disminuyen la sensación de soledad.
Estas razas aptas para Zooterapia son muy simpáticas, transmiten alegría, y demandan cariño ya que están en contacto continuo con sus amos, y hasta se puede echar a dormir encima de uno.
“Las mejores medicinas no siempre vienen en forma de cápsulas o de inyecciones, sino que a veces tienen cuatro patas y son muy peludas……”

[slideshow]

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *