Novedades
TwitterFacebook
Menú

Abordaje desde la Psicomotricidad

a¿Qué es la Psicomotricidad?

Es una disciplina que se autodefine cuando toma como objeto de estudio al cuerpo y sus manifestaciones, estas incluyen la actitud postural, la gestualidad y las praxias.

Basado en una visión global de la persona, el termino psicomotricidad integra las interacciones cognitivas, emocionales, simbólicas y sensoriomotrices en la capacidad de ser y expresarse en un contexto psicosocial.

Cuyo objetivo es el desarrollo de las posibilidades motrices, expresivas y creativas a partir del cuerpo, centrando su actividad e interés en el movimiento y el acto.

El fin de un tratamiento terapéutico en Psicomotricidad es que el cuerpo del sujeto adquiera en la realidad la capacidad funcional que le es propia, acorde a sus posibilidades y deseos.

La práctica terapéutica en Psicomotricidad actúa a través de los siguientes instrumentos:

 

  1. De observación y diagnóstico: se atiende a las variables funcionales:
  2. Organización tónica – postural – gestual
  3. Organización instrumental: coordinaciones: estática, dinámica y viso motriz
  4. Estructura de representación: espacio, tiempo, imagen, dibujo, juego y lenguaje.

 

  1. De intervención:
  2. Entrevista con los padres
  3. El cuerpo del psicomotricista
  4. Actividad espontanea
  5. Actividad lúdica
  6. Actividad constructiva
  7. Actividad grafo plástica
  8. Relajación terapéutica

 

Por lo tanto enriquecer la organización y exploración de las habilidades motoras, llevando la mirada hacia el funcionamiento del cuerpo, que se gesta en las relaciones con un otro. Las acciones que realiza el terapeuta implican ¨poner el cuerpo¨ proporcionando cuidados y ofreciéndose para completar aquellas acciones que el niño, en un principio no pueda lograr. Construir movimientos y jugar, apropiándose de los objetos, investigando el espacio, desplegando la imaginación y la fantasía, descubriéndose y afirmándose en el ¨saber hacer¨.

Todo esto va a ser posible, en el suelo, como espacio privilegiado de trabajo, ya que es desde donde se podrá ofrecer un sostén corporal, un acompañamiento, otro objeto adaptado, posibilitando la construcción del juego y del movimiento desde las propias posibilidades de accionar.

El cuerpo se gesta en la relación estimulante de la mirada, de la escucha, de la presencia, del acompañamiento. Este cuerpo se amplía en el espacio, se extiende descubriendo infinitas vías de posibilidades y de comunicación.
Objetivos:

Objetivos Generales:

 

  • Brindarle al niño a través del juego que pueda elaborar sus propios proyectos de acciones desde sus posibilidades, otorgando un clima de confianza y un espacio segurizante.
  • Que el niño desarrolle y adquiera conductas nuevas dentro de sus habilidades: motricidad de base, neuro motrices, óculo manuales, senso perceptivo motrices y así explorar sus posibilidades.
  • Estimular en el niño diferentes desplazamientos para que pueda alcanzar sus propios intereses y hacer suyo el espacio vivencial.
  • Crear un espacio propicio para el desarrollo psicomotor.
  • Favorecer y acompañar la expresividad psicomotriz del grupo, a través de la comunicación corporal y verbal.
  • Incentivar el despliegue de las posibilidades de comunicación, expresión y aprendizaje.
  • Favorecer los procesos de socialización y el establecimiento de vínculos a través del movimiento y del juego.
  • Propiciar un espacio donde puedan ponerse en juego las funciones motrices e instaurarse nuevos modos de funcionamiento, para un mejor manejo del cuerpo en la vida cotidiana.
  • Promover el cuidado del propio cuerpo y el cuerpo del otro, así como también el cuidado de los materiales y del espacio de juego.
  • Promover la valoración de la propia producción y la de otro.
  • Propiciar la construcción y constitución del esquema e imagen corporal respectivamente.

 

Objetivos específicos:

 

  • Se interrelacionen a partir de sus propios modelos de comunicación y encontrando nuevos canales de expresión (verbal, gestual y corporal)
  • Favorecer la espontaneidad, la expresión y la creatividad en todas las manifestaciones motrices.
  • Desarrollar y estimular en el niño el equilibrio general, tanto en la acción y movimiento como también en sus posturas y patrones motrices.
  • Que el niño reconozca su cuerpo como integridad, así como también consiéntase su esquema corporal a través de las actividades lúdicos corporales.
  • Orientación como organización y estructuración del espacio y del tiempo.
  • Desarrollo de las capacidades motrices.
  • Imitación de movimientos y posturas.
  • Construcción del esquema e imagen corporal
  • Vivencia del espacio y del tiempo.
  • Desarrollar y estimular la capacidad simbólica.
  • Tomar conciencia de la importancia, y en algunos casos, necesidad de trabajar con otros.
  • Favorecer el desarrollo de la autoestima.
  • Favorecer el desarrollo de la creatividad.
  • Favorecer el desarrollo de la independencia.
  • Desarrollar la capacidad de relacionarse con un otro.

 

 

 

Actividades organizadoras

 

Las actividades que se realizaran en este taller  tendrán distintas características, modalidades de organización e intervención por parte del profesional, de acuerdo a la situación grupal del momento y necesidades de cada niño, teniendo como base el seguimiento del proceso tanto grupal como individual.

Consecuentemente las actividades pueden ser desde propuestas de juegos pautados y reglados, juegos con pocas consignas hasta el juego espontáneo, incluyendo actividades de relajación, a modo de descanso y actividades grafoplásticas.

 

Algunas de estas actividades organizadoras pueden ser:

  • actividades a partir de estímulos sonoros y visuales
  • desplazarse en diferentes direcciones
  • con colchonetas realizar diferentes rolidos
  • realizar diferentes movimientos con las partes del cuerpo
  • explorar y manipular diferentes materiales y objetos
  • juegos a partir de la elección de objetos por parte de los chicos
  • juegos de saltar, correr y lanzar
  • juegos de confrontación, de perseguir y ser perseguidos, con o sin refugios
  • juegos de construcción desde consignas más simples a más complejas
  • juegos de disfraces y representaciones, con el armado previo de un relato, personajes, roles espacio, etc.
  • juegos de balanceos con hamacas, sogas.
  • actividades grafoplásticas (realización de dibujos sobre papel, pizarrón, suelo, modelado con plastilina o crealina)
  • actividades de descanso y relajación, a partir de consignas referentes al conocimiento del cuerpo y su respectiva movilización en forma segmentaria.